El flemón dental es una afección bastante frecuente cuando existen infecciones de origen bacteriano en dientes y encías. También conocido como absceso dental, puede surgir por numerosos factores. En la Clínica Dental Dra. Irene Borro te vamos a explicar todo lo que debes saber sobre estas lesiones, con el fin de que tengas una sonrisa saludable, libre de patologías orales.

Los abscesos pueden formarse en distintas zonas de la boca, siendo más frecuente su presencia en las encías. Evitar su aparición es fundamental y puedes hacerlo siguiendo buenos hábitos de higiene bucodental. Visitar al dentista periódicamente también es clave para prevenir la formación del flemón. A través de nuestro servicio de odontología conservadora te ayudamos a limitar todo tipo de infecciones en la boca.

Al tratarse de una lesión originada por la presencia de bacterias orales, su prevención requiere de muy buenas prácticas de higiene. Además del cepillado dental en casa, es prioritario que te sometas a limpiezas dentales profesionales periódicas, conocidas también como tartrectomías. Estos abordajes nos permiten eliminar el sarro de dientes y encías con eficacia, asegurándote una salud oral impecable.

La presencia de enfermedades periodontales, como la gingivitis o la periodontitis también es un factor de riesgo para la formación de flemones en la boca. En el caso de que notes síntomas de patologías periodontales, la intervención del periodoncista es muy importante. Eliminar la infección con éxito nos permite mejorar la salud bucal considerablemente.

Síntomas del flemón dental

El síntoma más prevalente del flemón dental es el dolor. En muchos casos, se trata de un dolor bastante intenso, que aparece sin previo aviso y se va haciendo más fuerte con el paso del tiempo. Es frecuente, también, que las molestias por el absceso bucal se extiendan hacia zonas cercanas, como el cuello, el oído o la mandíbula.

Aunque el dolor es el síntoma más claro del flemón, junto a la formación del absceso, hay otros signos que nos pueden indicar su presencia:

  • Hinchazón de los ganglios linfáticos.
  • Aumento de la hipersensibilidad dentinaria.
  • Dolor al masticar o morder.
  • Dolor intenso ante el contacto con el absceso.
  • Mal aliento o halitosis.
  • Malestar general.
  • Mal sabor de boca.
  • Problemas para tragar con normalidad o disfagia.
  • Presencia de un trismo o trismus, es decir, complicación para abrir la boca con normalidad.
  • Insomnio.
  • Cuadro febril.
  • Inflamación en la zona de la mejilla.

Tipos de abscesos o flemones

  • Gingival: el absceso gingival se forma en las encías, pero sin llegar a dañar las piezas dentales. Se trata de un flemón fácil de tratar, que no genera graves consecuencias si lo detectamos a tiempo.
  • Periodontal: el inicio de la lesión se origina en el hueso alveolar. Es muy frecuente en personas que padecen piorrea o periodontitis.
  • Periapical: la pulpa dental es el origen del flemón periapical. La causa del absceso se encuentra en el propio diente. Podría deberse a la presencia de una caries profunda, por ejemplo.

Causas del flemón dental

Cuando detectamos un flemón en la boca, nuestro objetivo es eliminar la infección por completo. De esta manera evitamos que los tejidos bucales se vean gravemente afectados y minimizamos la pérdida de tejido óseo. Llevar a cabo un drenaje del absceso es imprescindible, eliminando así todo el pus que se ha generado por las bacterias orales.

En muchos casos es la endodoncia el tratamiento de elección, aunque es posible que, en casos más graves, debamos decantarnos por la exodoncia. No obstante, en nuestra clínica dental en Madrid abordamos cada caso de manera personalizada. Tras un análisis exhaustivo de las causas que han propiciado la formación de la lesión, diseñamos un abordaje a medida.

Las causas de la formación de flemones son claras: las bacterias orales. Estos microorganismos, si no se eliminan con la higiene bucal, van extendiéndose a través de los diferentes tejidos orales, provocando daños y destrucción en la cavidad bucodental.

La inflamación de la zona nos aporta pistas sobre lo que está sucediendo. Por ello, ante cuadros de dolor intenso, hinchazón en la mejilla y posible presencia de febrícula, lo más recomendable es que acudas a la clínica dental. Un tratamiento rápido es lo más eficaz contra los flemones.

Tratamiento para abscesos dentales

En un primer momento, tras el diagnóstico del flemón dental, nuestro propósito es frenar la infección completamente. Posteriormente, nuestro equipo médico planificará el abordaje óptimo para extraer las bacterias acumuladas en el absceso dental. Esos son algunos de los tratamientos que desarrollamos en nuestra consulta odontológica:

  • Drenaje del absceso a través de un pequeño corte en la zona. El objetivo es extraer todos los microorganismos patógenos y dejar bien limpia la zona.
  • Si nos enfrentamos a un absceso periapical, es muy frecuente la planificación de una endodoncia. Esto nos permite salvar el diente dañado a la vez que eliminamos toda la infección.
  • En el caso de que el diente dañado no pueda ser salvado, por distintos motivos, podríamos optar por la exodoncia. Con el fin de recuperar la estética dental, la colocación de implantes dentales es una solución de calidad.

Si has notado síntomas claros de presencia de flemón dental o absceso bucal en tu sonrisa pide cita en nuestra clínica dental de Madrid. Tendrás a tu disposición a un equipo médico altamente cualificado para ofrecerte soluciones de calidad y conservadoras. ¡Primera consulta dental gratis!

Dra. Irene Borro

Odontóloga - Directora Clínica Licenciada en Odontología por la Universidad Europea de Madrid. Máster oficial en Endodoncia Avanzada, Universidad Europea de Madrid. Diplomada en Cirugía Bucal, Universidad Complutense de Madrid.

Abrir chat