Skip to main content
search

El síndrome de la boca, mano, pie es una afección que, aunque no es ampliamente conocida, puede afectar a niños y adultos por igual. A menudo, esta enfermedad viral se confunde con otras infecciones comunes, lo que hace que sea importante comprender sus síntomas y cómo prevenirla.

En este artículo, exploraremos en detalle qué es el síndrome de la boca, mano y pie, qué lo causa y cómo se manifiesta. Hablaremos sobre los síntomas característicos, que incluyen lesiones dolorosas en la boca, sarpullido en las manos y pies, fiebre y malestar general. Además, proporcionaremos información sobre cómo se transmite esta enfermedad y qué medidas podemos tomar para prevenirla.

También abordaremos los grupos de población más vulnerables a esta infección y discutiremos las opciones de tratamiento disponibles. Compartiremos consejos útiles sobre cómo cuidar a alguien que ha contraído el síndrome de la boca, mano y pie, y cómo evitar su propagación en entornos como guarderías y escuelas.

¡Sigue leyendo!

¿En qué consiste el síndrome de la boca mano pie?

El síndrome de la boca, mano, pie es una enfermedad viral contagiosa que suele afectar principalmente a niños menores de 5 años, aunque también puede presentarse en adultos. Esta infección, causada principalmente por los virus de la familia de los enterovirus, es más común en climas cálidos y se propaga con facilidad en entornos donde las personas están en estrecho contacto, como guarderías y escuelas.

Hasta la fecha de mi conocimiento en septiembre de 2021, no existe una vacuna específica para prevenir esta enfermedad. Sin embargo, se están realizando investigaciones en este campo para desarrollar una vacuna eficaz contra los enterovirus que la causan. 

Mientras tanto, la prevención se basa en prácticas de higiene adecuadas, como el lavado frecuente de manos y la desinfección de superficies.

En resumen, el síndrome de la boca, mano y pie es una enfermedad viral contagiosa que afecta principalmente a niños pequeños. Aunque no existe una vacuna específica, la prevención se basa en medidas de higiene adecuadas. En la siguiente parte de este artículo, exploraremos cómo se propaga la enfermedad y qué medidas tomar para protegerse a uno mismo y a los demás.

Síntomas del síndrome boca mano pie 

  • Fiebre elevada y persistente: El cuadro febril asociado al síndrome de la boca, mano y pie a menudo no cede fácilmente y se caracteriza por una fiebre alta, lo que puede causar malestar general en el paciente.
  • Heridas en la garganta: Los pacientes pueden experimentar dolor de garganta debido a la inflamación y la presencia de heridas en la mucosa de la boca y la garganta, lo que a menudo dificulta la alimentación y la ingestión de líquidos.
  • Llagas o ampollas en la piel: Este síntoma distintivo se manifiesta como la formación de llagas o ampollas en cualquier parte del cuerpo, pero especialmente en las manos, los pies y alrededor de la boca. Estas lesiones pueden ser dolorosas y suelen ser pequeñas y rojas al principio, desarrollándose luego en ampollas llenas de líquido.
  • Síntomas similares al resfriado común: Los pacientes pueden experimentar síntomas que se asemejan a un resfriado común, como congestión nasal, estornudos y tos.
  • Diarrea y vómitos: Algunos pacientes pueden presentar síntomas gastrointestinales, como diarrea y vómitos, que pueden acompañar a las manifestaciones en la boca, las manos y los pies.
  • Conjuntivitis infantil: La conjuntivitis, que causa enrojecimiento y secreción en los ojos, es otro síntoma posible del síndrome de la boca, mano y pie, especialmente en niños afectados por la enfermedad.
  • Pérdida de las uñas (rara): Aunque poco común, en casos severos de la enfermedad, puede ocurrir la pérdida de uñas.
  • Edema pulmonar (casos graves): En situaciones graves o complicadas, el síndrome de la boca, mano y pie puede llevar al desarrollo de edema pulmonar, una acumulación de líquido en los pulmones que puede causar dificultad para respirar y requerir atención médica urgente.

Causas del síndrome boca mano pie 

El síndrome de la boca, mano – pie es una enfermedad causada principalmente por varios tipos de virus pertenecientes a la familia de los enterovirus, siendo el más común el virus Coxsackie A16, seguido del enterovirus 71. Estos virus son altamente contagiosos y se propagan a través de la exposición a las secreciones respiratorias, las heces, la saliva o el líquido de las ampollas de las personas infectadas. Aquí, exploraremos las posibles causas y factores relacionados con esta enfermedad.

  • Contagio de persona a persona: la vía más común de transmisión del boca mano pie es el contacto directo de persona a persona. Esto puede ocurrir a través del contacto cercano con las secreciones respiratorias de una persona infectada al toser o estornudar, o por medio del contacto con las heces contaminadas. También es posible la transmisión a través del contacto con las ampollas o las lesiones cutáneas.
  • Entornos con alta densidad de población: tiende a propagarse con mayor facilidad en entornos donde las personas están en estrecho contacto, como guarderías, escuelas y campamentos de verano. La falta de higiene adecuada y la cercanía entre los niños pueden favorecer la transmisión del virus.
  • Épocas de mayor incidencia: el boca mano pie es más frecuente en climas cálidos y suele ocurrir con mayor frecuencia en la primavera y el verano. Esto podría estar relacionado con la preferencia de los enterovirus por ambientes cálidos y húmedos.
  • Inmunidad parcial: Una vez que alguien ha tenido el boca mano pie, generalmente desarrolla cierta inmunidad al mismo tipo de virus que causó la enfermedad. Sin embargo, es importante destacar que existen múltiples serotipos de virus Coxsackie y enterovirus 71, lo que significa que es posible volver a infectarse con un serotipo diferente y desarrollar la enfermedad nuevamente.

Posibles complicaciones del síndrome boca mano pie

En la mayoría de los casos, el síndrome de la boca, mano y pie es una enfermedad leve que se resuelve por sí sola en unos pocos días o semanas. Sin embargo, en raras ocasiones, pueden presentarse complicaciones más graves, como la meningitis viral o la encefalitis, que afectan al sistema nervioso. Por esta razón, es esencial estar atento a los síntomas y buscar atención médica si un paciente desarrolla fiebre alta, rigidez en el cuello o síntomas neurológicos.

Meningitis viral 

La meningitis es la inflamación de las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal, conocidas como meninges. En algunos casos, los virus que causan el boca mano pie, como el enterovirus 71, pueden propagarse a través del torrente sanguíneo e infectar las meninges, desencadenando una respuesta inflamatoria en el sistema nervioso central.

Los síntomas de la meningitis viral pueden incluir fiebre alta, dolor de cabeza intenso, rigidez en el cuello y sensibilidad a la luz. Los pacientes también pueden experimentar confusión, somnolencia y vómitos. La meningitis viral es una complicación seria que requiere atención médica inmediata, ya que puede tener efectos a largo plazo en la salud neurológica si no se trata adecuadamente.

Encefalitis 

Otra complicación potencial, aunque menos común, del síndrome de la boca, mano y pie es la encefalitis. La encefalitis es una inflamación del cerebro que puede ser causada por la infección de ciertos virus, incluidos los enterovirus.

Los síntomas de la encefalitis pueden ser graves y abarcan desde fiebre alta y dolores de cabeza intensos hasta confusión, convulsiones, debilidad muscular e incluso cambios en la personalidad. En casos graves, la encefalitis puede tener consecuencias graves para la salud cerebral y neurológica de un individuo.

Es importante destacar que tanto la meningitis viral como la encefalitis son complicaciones poco frecuentes del síndrome de la boca, mano y pie. La gran mayoría de las personas afectadas por la enfermedad se recuperan completamente sin desarrollar estas complicaciones. Sin embargo, es fundamental estar atento a los síntomas y buscar atención médica inmediata si se sospecha alguna de estas complicaciones, ya que el diagnóstico temprano y el tratamiento adecuado son cruciales para prevenir complicaciones graves.

Tratamiento del síndrome boca mano pie 

No existe un tratamiento específico para curar el síndrome de la boca, mano y pie, ya que se trata de una infección viral que generalmente se resuelve por sí sola en un período de una a dos semanas. Sin embargo, existen enfoques para aliviar los síntomas y mejorar la comodidad del paciente durante la enfermedad. Aquí hay algunas pautas importantes:

  • Analgésicos para el dolor: Para aliviar el dolor y la incomodidad causados por las llagas en la boca y las ampollas en las manos y los pies, se pueden usar analgésicos de venta libre, como el paracetamol o el ibuprofeno. Es importante seguir las indicaciones de un profesional de la salud y respetar las dosis recomendadas.
  • Control de la fiebre: La fiebre elevada es común en el síndrome de la boca, mano y pie. Para reducirla y aliviar el malestar, se pueden utilizar antifebriles, como el paracetamol. Asegúrate de seguir las recomendaciones de dosis adecuadas y no administrar medicamentos a niños sin la supervisión de un médico.
  • Cuidado de la alimentación: Dado que las lesiones en la boca pueden dificultar la alimentación, es importante optar por alimentos suaves y fríos que no irriten las llagas. Evita alimentos picantes, ácidos o duros que puedan causar molestias adicionales. Mantenerse bien hidratado también es esencial para prevenir la deshidratación.
  • Cuidado bucodental: A pesar de las molestias en la boca, es importante mantener una buena higiene bucal. Continúa cepillando los dientes con suavidad dos veces al día, utilizando un cepillo de cerdas suaves y enjuague bucal sin alcohol. Evita enjuagues bucales con alcohol que puedan irritar aún más las llagas.
  • Aislamiento temporal: Dado que el síndrome de la boca, mano y pie es altamente contagioso, se recomienda mantener a los niños en casa y alejarlos de entornos con niños no infectados, como la escuela o la guardería, hasta que los síntomas desaparezcan y el médico dé el visto bueno para regresar.

Prevención del síndrome boca mano pie en los niños 

  • Fomentar una buena higiene de manos: Enseña a tus hijos la importancia de lavarse las manos con frecuencia, especialmente después de usar el baño, antes de las comidas y después de tocar superficies potencialmente contaminadas. Utiliza jabón y agua tibia y asegúrate de que se froten las manos durante al menos 20 segundos.
  • Evitar el contacto cercano con personas enfermas: Enséñales a tus hijos a mantener distancia de aquellos que presenten síntomas de enfermedades contagiosas, como fiebre, llagas en la boca o erupciones en la piel.
  • Promover prácticas de higiene respiratoria: Anima a tus hijos a cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar con un pañuelo desechable o el codo. Enséñales a desechar los pañuelos usados en un contenedor adecuado y a lavarse las manos inmediatamente.
  • Evitar el contacto con superficies contaminadas: los niños tienden a explorar y tocar todo a su alrededor. Intenta evitar que toquen superficies potencialmente contaminadas en lugares públicos, como barandillas o juguetes compartidos en parques.
  • Mantener limpios los objetos personales: lava y desinfecta regularmente los juguetes y objetos personales de tus hijos, especialmente si han estado en contacto con otros niños enfermos.
  • Fomentar el uso individual de utensilios y objetos personales: en entornos donde los niños compartan comidas o utensilios, como en guarderías o escuelas, es importante que cada niño tenga su propia taza, plato, cubiertos y botella de agua.
  • Educar sobre el no compartir alimentos ni bebidas: enseña a tus hijos a no compartir alimentos, bebidas o utensilios con otros niños, incluso con sus hermanos o amigos cercanos.
  • Mantener las uñas cortas y limpias: cortar las uñas de tus hijos y mantenerlas limpias puede ayudar a prevenir la propagación del virus, ya que las uñas largas pueden acumular gérmenes.
  • Fomentar una dieta equilibrada: una alimentación saludable fortalece el sistema inmunológico de los niños. Ofrece una dieta rica en frutas, verduras y alimentos nutritivos para mantener su salud en general.

Pide cita con odontopediatría – Clínica dental Irene Borro

La salud bucodental de nuestros niños es un aspecto fundamental para su bienestar general. Para asegurarnos de que sus sonrisas crezcan fuertes y saludables, es esencial llevarlos regularmente al odontopediatra, quien podrá detectar y prevenir problemas dentales desde temprana edad. En la Clínica Dental Irene Borro en Madrid, entendemos la importancia de brindar cuidados odontológicos especializados y personalizados a los más pequeños de la familia. 

Nuestro equipo de profesionales altamente cualificados está comprometido con el bienestar dental de los niños, creando experiencias positivas y educativas en cada visita. ¡Pide tu primera cita gratuita y ven a conocernos!

Odontóloga - Directora Clínica Licenciada en Odontología por la Universidad Europea de Madrid. Máster oficial en Endodoncia Avanzada, Universidad Europea de Madrid. Diplomada en Cirugía Bucal, Universidad Complutense de Madrid.

Close Menu