Skip to main content

¿Cómo se llaman los dientes? Los dientes, tan fundamentales para nuestra salud bucal, tienen una riqueza de nombres y funciones que a menudo pueden resultar desconcertantes. Desde su designación según su ubicación en la boca hasta sus nombres coloquiales o científicos, e incluso la manera en que los identifican los dentistas mediante números, la diversidad de términos puede abrumar. 

Desde el momento en que aparece el primer diente de leche, alrededor de los seis meses de edad, comienza un proceso crucial en el desarrollo dental de los niños. Aunque el orden en que estos dientes emergen puede variar, lo esencial es que lo hagan de manera simétrica, asegurando así un crecimiento dental adecuado. 

Sin embargo, cuando este equilibrio se ve alterado, es crucial buscar la orientación de un odontopediatra para garantizar la salud bucal óptima del niño. 

Con un total de 20 dientes de leche, estos pequeños compañeros son mucho más que simples marcadores temporales; actúan como guías para los dientes permanentes que vendrán después. 

A partir de los seis años, comienza el proceso de pérdida de estos dientes temporales, dando paso a una nueva fase en el desarrollo dental que acompañará a la persona durante toda su vida.

¿Cómo se clasifican los dientes?

Los dientes adultos, incluyendo las muelas del juicio, suman un total de 32 piezas dentales, con 16 en el maxilar superior y otros 16 en el inferior. Estos dientes trabajan en conjunto, con los dientes superiores posicionándose sobre los inferiores de manera que las puntas de los molares encajen en los surcos de los molares opuestos, facilitando así el proceso de masticación. 

En términos de clasificación, los dientes comparten similitudes físicas que los agrupan en cuatro categorías principales o «familias»:

  • Incisivos: estos dientes se encuentran en la parte frontal de la boca y tienen bordes afilados, ideales para cortar los alimentos. Son ocho en total, cuatro en el maxilar superior y otros cuatro en el inferior.
  • Caninos: conocidos popularmente como «colmillos», los caninos son dientes puntiagudos ubicados en los extremos de cada arcada dental. Hay cuatro caninos en total, dos en la parte superior y dos en la inferior. Su función principal es desgarrar y triturar los alimentos más duros.
  • Premolares: los premolares se encuentran detrás de los caninos y tienen una superficie plana y ancha que les permite moler los alimentos. En total, hay ocho premolares en la boca adulta, cuatro en cada arcada dental.
  • Molares: situados en la parte posterior de la boca, los molares son los dientes más grandes y fuertes, con superficies amplias y rugosas diseñadas para triturar y moler los alimentos con eficacia. Cada persona tiene un total de doce molares, con tres en cada cuadrante de la boca (superior e inferior).

¿Cómo se llaman los dientes?

Los nombres de los dientes están estrechamente vinculados a su forma y función específicas. Por ejemplo, las muelas están diseñadas para moler los alimentos, mientras que los incisivos tienen bordes afilados para cortar con precisión. Clasificándose en cuatro grupos según sus similitudes físicas y ubicación en la boca, podemos identificar:

  • Incisivos: estos son los dientes frontales, tanto los dos centrales como los dos laterales en cada arcada dental. Comúnmente conocidos como paletas, estos dientes tienen una forma plana y un borde afilado que facilita el corte de los alimentos. Son esenciales para la pronunciación de muchos sonidos y desempeñan un papel destacado en la estética de la sonrisa.
  • Caninos: también llamados colmillos, estos dientes tienen una forma puntiaguda y están ubicados en las esquinas de la boca. Su función principal es desgarrar los alimentos, al igual que los incisivos, solo tienen una raíz.
  • Premolares: estos dientes, también conocidos como bicúspides, tienen una forma amplia con dos cúspides y se encuentran detrás de los caninos. Su función es desgarrar y triturar los alimentos en trozos más pequeños antes de pasar a los molares.
  • Molares: los molares son los dientes más grandes y robustos, con una superficie amplia y cuatro cúspides. Se dividen en primer molar, segundo molar y tercer molar, este último conocido como muela del juicio. Su tarea principal es triturar los alimentos de manera eficiente antes de ser tragados para facilitar la digestión. Los molares suelen tener tres o cuatro raíces para brindar un soporte adicional debido a su función intensiva de masticación.

¿Qué número tiene cada diente?

En ocasiones, al visitar al dentista, es común escuchar que los dientes son mencionados mediante números. Este sistema se ha adoptado en la odontología para facilitar la comunicación entre los profesionales y evitar confusiones. Imagina que un dentista dijera a su asistente que hay una caries en el premolar superior derecho. ¿A cuál se estaría refiriendo? ¿A la derecha del paciente o a la suya propia? Para evitar este tipo de confusiones, se ha establecido un sistema de numeración que divide la boca en cuatro partes, comenzando por la semiarcada superior derecha, siguiendo en sentido de las agujas del reloj hacia la semiarcada superior izquierda, la inferior izquierda y finalmente la inferior derecha.

Cada semiarcada contiene 8 dientes que se numeran empezando por el incisivo central como el primer diente y terminando en las muelas del juicio como el último. Así, en la primera semiarcada, encontramos los dientes del 11 al 18; en la segunda, del 21 al 28; en la tercera, del 31 al 38; y en la última, del 41 al 48.

Es importante destacar que esta numeración no implica que tengamos 48 dientes, sino que estos se enumeran de manera similar a las habitaciones de un hotel, donde el cuarto diente de la segunda semiarcada sería el número 24. Este sistema permite una comunicación clara y precisa entre los profesionales de la salud dental, asegurando un tratamiento efectivo y sin confusiones.

Consejos a tener en cuenta para mantener tu salud bucodental

  • Cepillado adecuado: es crucial cepillarse los dientes al menos dos veces al día, preferiblemente después de cada comida. Utiliza un cepillo de dientes de cerdas suaves y pasta dental con flúor para eliminar eficazmente la placa bacteriana y prevenir la caries dental.
  • Uso de hilo dental: el cepillado solo no es suficiente para limpiar entre los dientes y debajo de la línea de las encías. Por lo tanto, es importante utilizar hilo dental diariamente para eliminar los restos de alimentos y la placa acumulada en estas áreas de difícil acceso.
  • Visitas regulares al dentista: programa revisiones dentales periódicas al menos dos veces al año, incluso si no experimentas ningún problema dental aparente. El dentista puede identificar y tratar problemas en etapas tempranas, antes de que se conviertan en problemas más graves y costosos de tratar.
  • Limitar el consumo de azúcar: reducir la ingesta de alimentos y bebidas azucaradas puede ayudar a prevenir la formación de caries dental. Trata de evitar los refrescos, dulces y alimentos procesados con alto contenido de azúcar.
  • Mantener una dieta equilibrada: una alimentación saludable rica en frutas, verduras, proteínas magras y lácteos bajos en grasa es beneficiosa para la salud bucal y general. Estos alimentos proporcionan los nutrientes necesarios para fortalecer los dientes y las encías.
  • Evitar hábitos perjudiciales: deja de fumar y evita morder objetos duros como lápices o bolígrafos, ya que estos hábitos pueden dañar los dientes y las encías. También es importante limitar el consumo de alcohol, que puede contribuir a problemas dentales como la sequedad bucal y el mal aliento.
  • Protección durante la actividad física: si practicas deportes de contacto o actividades que representen un riesgo para tus dientes, considera el uso de un protector bucal para prevenir lesiones y traumatismos dentales.

Siguiendo estos consejos simples pero efectivos, puedes mantener una buena salud bucodental a lo largo de tu vida y disfrutar de una sonrisa sana y radiante.

Odontóloga - Directora Clínica Licenciada en Odontología por la Universidad Europea de Madrid. Máster oficial en Endodoncia Avanzada, Universidad Europea de Madrid. Diplomada en Cirugía Bucal, Universidad Complutense de Madrid.

Close Menu