Skip to main content

La OMS define a la salud bucodental como la ausencia de dolencias o trastornos en la cavidad oral que limiten o repercutan a la persona en su bienestar psicosocial.

¿Qué es la salud bucodental?

La salud bucodental se refiere al estado general de salud de la boca, los dientes, las encías y las estructuras circundantes. Se trata de mantener una boca limpia, libre de enfermedades y con una función adecuada que permita hablar, masticar y sonreír sin molestias ni limitaciones. La salud bucodental no solo se relaciona con la ausencia de enfermedades como caries, enfermedad periodontal o gingivitis, sino también con aspectos estéticos y funcionales de la boca, como la alineación de los dientes, la frescura del aliento y la capacidad de realizar actividades cotidianas sin dificultad.

Para mantener una buena salud bucodental, es fundamental adoptar hábitos de higiene oral adecuados, como cepillarse los dientes dos veces al día, usar hilo dental diariamente y realizar visitas regulares al dentista para limpiezas profesionales y exámenes dentales. Además, llevar una dieta equilibrada, limitar el consumo de azúcares y evitar el tabaco y el alcohol en exceso también son factores importantes para mantener una boca sana.

La salud bucodental no solo afecta la boca, sino que también puede tener un impacto en la salud general del individuo. Se ha demostrado que las enfermedades periodontales están relacionadas con problemas de salud sistémica como enfermedades cardíacas, diabetes y complicaciones durante el embarazo. Por lo tanto, cuidar la salud bucodental es esencial para promover el bienestar integral del cuerpo.

Efectos de una buena salud bucodental en tu salud general

  • Reduces el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Los pacientes con algún tipo de enfermedad en las encías tienen entre un 25 y un 50% más de posibilidades de padecer un trastorno cardiovascular.
  • Aumentas la calidad y «cantidad» de vida. Poder comer de todo, no sufrir por tu boca y lucir una sonrisa sana, forma parte de una vida saludable y de calidad. Esto influye de forma positiva en la esperanza de vida.
  • Disminuyes la gravedad de las enfermedades metabólicas, como la diabetes. La enfermedad periodontal, además de provocar la pérdida de dientes, también puede afectar a la diabetes, perjudicando el control del azúcar en sangre.
  • Permites la detección temprana de enfermedades graves. Visitar periódicamente al dentista permite a los profesionales detectar lesiones malignas o premalignas en la boca y alertarnos así de un problema de salud grave, como puede ser el cáncer oral.
  • Haces posible una tercera edad plena y saludable. Muchos de los problemas bucales que se achacan a un deterioro natural no son propios de la tercera edad. La falta de dientes o las prótesis mal ajustadas generan problemas de salud que pueden y deben ser detectados y solucionados.
  • Educas en salud y permites el correcto desarrollo bucal en los niños. La visita al dentista cada seis meses desde que se es bebé, contribuye a crear hábitos saludables en la infancia y en la adolescencia. Además, el dentista puede corregir a tiempo problemas dentales que se agravan con la edad a través del odontopediatra.
  • Evitas partos prematuros durante el embarazo. Existe una clara relación entre las enfermedades periodontales y el nacimiento adelantado del bebé. Por esta razón, el cuidado de la salud bucodental durante el embarazo es muy importante para las futuras madres.
  • Detectas enfermedades renales. Las enfermedades renales pueden ser detectadas en una revisión odontológica ya que, cuando los riñones no funcionan bien, se suele tener mal aliento y un sabor desagradable en la boca.
  • Favorece un descanso y un sueño más reparador. Controlar el bruxismo, o el hábito de apretar y/o rechinar los dientes, evita dolores de cabeza, contracturas cervicales, tensión, sensibilidad dentinaria e insomnio.

La gran mayoría de las afecciones bucodentales pueden tratarse con la atención odontológica adecuada. Contar con un buen dentista de confianza es muy importante para mantener una salud oral óptima, ya que él se encargará de realizar los tratamientos preventivos oportunos y de corregir cualquier anomalía en los dientes y encías.

 

¿Por qué es importante cuidar de tu salud bucodental?

  • Prevención de enfermedades dentales: mantener una buena higiene oral ayuda a prevenir enfermedades comunes como caries, enfermedad de las encías y gingivitis. Estas condiciones pueden causar dolor, incomodidad y pérdida de dientes si no se tratan adecuadamente.
  • Mejora de la salud general: existe una fuerte conexión entre la salud bucodental y la salud general. Las enfermedades periodontales, por ejemplo, se han relacionado con afecciones graves como enfermedades cardíacas, diabetes y complicaciones durante el embarazo. Cuidar de la boca puede ayudar a reducir el riesgo de estas enfermedades y promover un mejor bienestar general.
  • Preservación de la función oral: los dientes sanos y las encías saludables son esenciales para poder hablar, masticar y sonreír adecuadamente. Mantener una buena salud bucodental ayuda a preservar estas funciones básicas, lo que contribuye a una mejor calidad de vida y autoestima.
  • Evitar el dolor y la incomodidad: las enfermedades dentales pueden causar dolor intenso y molestias en la boca y las encías. Cuidar de la salud bucodental ayuda a prevenir estos problemas y mantener la boca libre de molestias y dolor.
  • Mejora de la apariencia: una sonrisa sana y atractiva puede tener un impacto significativo en la confianza y la autoestima de una persona. Mantener una buena salud bucodental ayuda a mantener los dientes blancos, brillantes y libres de manchas, lo que mejora la apariencia general de la sonrisa.

 

Tips para cuidar de tu salud bucodental

  • Cepillado adecuado: cepíllate los dientes al menos dos veces al día, preferiblemente por la mañana y por la noche antes de acostarte. Utiliza un cepillo de dientes de cerdas suaves y un dentífrico con fluoruro para eliminar la placa bacteriana y prevenir la formación de caries.
  • Usa hilo dental diariamente: el hilo dental ayuda a eliminar los restos de alimentos y la placa que se acumulan entre los dientes y a lo largo de la línea de las encías, donde el cepillo de dientes no puede llegar. Usa hilo dental al menos una vez al día, preferiblemente antes de acostarte.
  • Limita el consumo de azúcares y alimentos ácidos: los azúcares y los ácidos presentes en los alimentos y bebidas pueden dañar el esmalte dental y aumentar el riesgo de caries. Intenta limitar el consumo de dulces, bebidas azucaradas y alimentos ácidos, y enjuaga la boca con agua después de consumirlos.
  • Visita al dentista regularmente: programa revisiones dentales regulares con tu dentista al menos dos veces al año, o según lo recomendado por tu profesional de la salud dental. Las visitas regulares al dentista son fundamentales para detectar y tratar problemas dentales en etapas tempranas y mantener una buena salud bucodental a largo plazo.
  • Evita el tabaco y el exceso de alcohol: fumar y el consumo excesivo de alcohol pueden aumentar el riesgo de enfermedades periodontales, cáncer oral y otros problemas dentales. Si fumas, considera dejarlo, y si bebes alcohol, hazlo con moderación.
  • Usa protector bucal durante actividades deportivas: si practicas deportes de contacto o actividades que puedan implicar un riesgo de lesiones en la boca, usa un protector bucal para proteger tus dientes y encías de golpes y traumatismos.
  • Mantén una dieta equilibrada: una dieta equilibrada y rica en frutas, verduras, proteínas magras y lácteos bajos en grasa proporciona los nutrientes necesarios para mantener dientes y encías sanos. Evita los alimentos procesados y azucarados en exceso, ya que pueden contribuir a problemas dentales.

Siguiendo estos consejos y manteniendo una rutina regular de cuidado bucodental, puedes ayudar a mantener una boca sana y una sonrisa brillante a lo largo de tu vida.

Directora de la Clínica Dental Dra. Irene Borro Licenciada en Odontología por la Universidad Europea de Madrid en el año 2005. Máster oficial en Endodoncia Avanzada, Universidad Europea de Madrid. Diplomada en Cirugía Bucal, Universidad Complutense de Madrid. Miembro de la Sociedad Española de Endodoncia (AEDE).

Close Menu