Skip to main content

Los implantes dentales son una excelente opción para reemplazar dientes perdidos y recuperar la sonrisa. Sin embargo, como cualquier parte de nuestro cuerpo, requieren cuidados específicos para evitar complicaciones. Una de las más importantes es la periimplantitis, una enfermedad que afecta a los tejidos que rodean al implante y puede provocar su pérdida.

¿Qué es la periimplantitis?

La periimplantitis es una inflamación de los tejidos que rodean al implante dental, que puede llegar a destruir el hueso que lo soporta. Es similar a la periodontitis, que afecta a los dientes naturales, pero con la diferencia de que no hay ligamento periodontal que ayude a proteger el implante.

¿Cuáles son los síntomas de la periimplantitis?

En algunos casos, la periimplantitis puede no presentar síntomas en sus primeras etapas. Sin embargo, a medida que avanza, se pueden observar los siguientes:

  • Enrojecimiento, inflamación y sangrado de la encía alrededor del implante.
  • Dolor al tacto o al masticar.
  • Supuración o secreción purulenta.
  • Movilidad del implante.
  • Retracción de la encía, dejando al descubierto la raíz del implante.

¿Cuáles son las causas de la periimplantitis?

La principal causa de la periimplantitis es la acumulación de placa bacteriana alrededor del implante. Esta placa se endurece y forma sarro, que irrita los tejidos y provoca la inflamación.

Otros factores que pueden aumentar el riesgo de periimplantitis son:

  • Mala higiene bucal.
  • Tabaquismo.
  • Diabetes no controlada.
  • Enfermedades periodontales preexistentes.
  • Implantes mal colocados o de baja calidad.

¿Cómo prevenir la periimplantitis?

La mejor manera de prevenir la periimplantitis es mantener una higiene bucal rigurosa. Esto incluye:

  • Cepillarse los dientes al menos dos veces al día, utilizando un cepillo de dientes suave y pasta dental con flúor.
  • Usar hilo dental al menos una vez al día para eliminar la placa entre los dientes.
  • Realizar enjuagues bucales con colutorio antiséptico de forma regular.
  • Visitar a tu dentista de forma regular para realizar limpiezas profesionales y revisiones.

¿Cómo saber si tienes periimplantitis?

La periimplantitis es una enfermedad que afecta a los tejidos que rodean al implante dental, y puede llegar a destruir el hueso que lo soporta. Es similar a la periodontitis, que afecta a los dientes naturales, pero con la diferencia de que no hay ligamento periodontal que ayude a proteger el implante.

En algunos casos, la periimplantitis puede no presentar síntomas en sus primeras etapas. Sin embargo, a medida que avanza, se pueden observar los siguientes:

  • Enrojecimiento, inflamación y sangrado de la encía alrededor del implante.
  • Dolor al tacto o al masticar.
  • Supuración o secreción purulenta.
  • Movilidad del implante.
  • Retracción de la encía, dejando al descubierto la raíz del implante.

Si experimentas alguno de estos síntomas, es importante que acudas a tu dentista lo antes posible.

Además de los síntomas, existen algunas pruebas que pueden ayudar a diagnosticar la periimplantitis:

  • Sondaje periodontal: se mide la profundidad de la bolsa periimplantaria.
  • Radiografías: permiten observar la pérdida de hueso alrededor del implante.
  • Pruebas de laboratorio: pueden ayudar a detectar la presencia de bacterias en la zona del implante.

El tratamiento de la periimplantitis depende de la gravedad de la enfermedad. En las etapas iniciales, puede ser suficiente con realizar una limpieza profesional y mejorar la higiene bucal. En casos más avanzados, puede ser necesario realizar un tratamiento quirúrgico para eliminar el sarro y el tejido inflamado, y en algunos casos, reconstruir el hueso perdido.

Que consecuencias tiene no tratar la periimplantitis

Si no se trata, la periimplantitis puede tener consecuencias graves, como:

  • Pérdida del implante: la destrucción del hueso que soporta el implante puede provocar su aflojamiento y eventual pérdida. Infección: la infección puede extenderse a los tejidos adyacentes y causar problemas de salud más graves. Daño a los dientes naturales: la inflamación y la infección pueden afectar a los dientes naturales adyacentes al implante.
  • Deterioro estético: la pérdida de hueso y la retracción de la encía pueden afectar la estética de la sonrisa.

En resumen, es fundamental tratar la periimplantitis lo antes posible para evitar complicaciones graves.

Tratamiento de la periimplantitis

El tratamiento de la periimplantitis depende de la gravedad de la enfermedad. A continuación, se detallan los diferentes tipos de tratamiento:

Fase inicial:

  • Terapia no quirúrgica:
    • Raspado y alisado radicular: se elimina el sarro y las bacterias de la superficie del implante.
    • Antibioticoterapia: en algunos casos, se pueden administrar antibióticos para combatir la infección bacteriana.
    • Fototerapia: se utiliza la luz para eliminar las bacterias y estimular la cicatrización de los tejidos.
    • Irrigación con clorhexidina: se utiliza un colutorio con clorhexidina para eliminar las bacterias.

Fase avanzada:

  • Terapia quirúrgica:
    • Cirugía resectiva: se elimina el tejido inflamado y se recontornea el hueso alrededor del implante.
    • Cirugía regenerativa: se coloca un injerto de hueso o tejido para rellenar los defectos óseos alrededor del implante.
    • Elevación de colgajo: se levanta la encía para acceder a la superficie del implante y eliminar el sarro.
    • Reemplazo del implante: en casos muy graves, puede ser necesario retirar el implante y colocar uno nuevo.

Recomendaciones generales:

  • Mantener una higiene bucal meticulosa: cepillarse los dientes dos veces al día, usar hilo dental y colutorio antiséptico.
  • Realizar visitas regulares al dentista para revisiones y limpiezas profesionales.
  • Evitar el consumo de tabaco.
  • Controlar enfermedades sistémicas como la diabetes.

Es importante destacar que el éxito del tratamiento depende en gran medida de la colaboración del paciente.

En la Clínica Dental Irene Borro, estamos especializados en el tratamiento de la periimplantitis. Contamos con la experiencia y la tecnología necesarias para ofrecerte el mejor tratamiento para tu caso particular.

Si tienes implantes dentales, es fundamental que te revises con tu dentista de forma regular para detectar y prevenir la periimplantitis.

Recuerda: una buena higiene bucal y las visitas regulares al dentista son claves para mantener tus implantes sanos y en buen estado durante muchos años.

Para más información, no dudes en contactarnos.

Directora de la Clínica Dental Dra. Irene Borro Licenciada en Odontología por la Universidad Europea de Madrid en el año 2005. Máster oficial en Endodoncia Avanzada, Universidad Europea de Madrid. Diplomada en Cirugía Bucal, Universidad Complutense de Madrid. Miembro de la Sociedad Española de Endodoncia (AEDE).

Close Menu