Skip to main content

El último paso en cualquier tratamiento de ortodoncia es asegurarse de que la recidiva ortodóncica no se produzca. Nuestros dientes tienen memoria y cuando se retira el aparato de ortodoncia es muy probable que intenten volver a su posición inicial. Si los dientes vuelven a moverse tras un tratamiento de ortodoncia, estaríamos hablando de una recidiva. Cuando esto sucede, se pierde el tratamiento efectuado con anterioridad y es necesario empezar uno nuevo para volver a alinear los dientes. 


Sin embargo, no está todo perdido. En la Clínica dental Irene Borro podemos conseguir que tus dientes vuelvan a estar alienados y trabajar en que la recidiva dental no vuelva a darse a través de unas técnicas y recomendaciones tanto antes como al finalizar el tratamiento.

Qué es la recidiva ortodóncica 

Este fenómeno dental suele generar una gran frustración en quienes lo padecen, ya que supone un retroceso en el desarrollo o el mantenimiento de la alineación de los dientes. En definitiva, una recidiva dental es el retorno de los dientes al lugar que ocupaban antes de empezar el tratamiento de ortodoncia. 

Se suele dar por distintos motivos, pero lo más habitual es que se deba a una falta de colaboración por parte del paciente al no seguir las instrucciones del ortodoncista en lo referente a los sistemas de retención. 

También es muy común que se dé por la aparición tardía de las muelas del juicio

¿Qué causa la recidiva dental? 

Una recidiva puede producirse por diferentes motivos: 

Causas etiológicas 

  • Memoria periodontal: esto se da con mayor frecuencia en los incisivos o cuando se realizan movimientos de rotación dental.
  • Variaciones realizadas por el crecimiento o desarrollo dental.
  • La edad del paciente: la arcada mandibular se va acusando con el paso del tiempo, provocando que la curva que une las cúspides de los dientes posteriores y los bordes incisales de los dientes anteriores sea menos sólida.
  • Dispersión de la punta de un canino al otro procedente de la misma arcada.
  • Extracciones de premolares o no
  • Oclusión funcional e idónea.
  • Postura incorrecta de los incisivos inferiores.
  • Métodos deficientes tras un diagnóstico incorrecto: en este punto es importante que el ortodoncista conozca también los límites biológicos del paciente a tratar.

Los problemas relacionados con la alienación dental se dan normalmente entre los adultos, un tiempo después de haber finalizado el tratamiento de ortodoncia y como consecuencia del proceso recidivo. 

Una parte fundamental a la hora de poder evitar que esto ocurra es conocer que los dientes son móviles y que siempre tienden a volver a su lugar de origen

Fallos en el uso de retenedores 

Es habitual que se entienda que al retirar los aparatos de ortodoncia, el tratamiento ya ha finalizado, sin embargo, la fase de la retención es importante y fundamental para poder mantener los resultados del tratamiento durante un largo periodo de tiempo. 

La falta de disciplina al no utilizar correctamente los alineadores puede provocar que los dientes venzan la fuerza aplicada sobre ellos y que anulen los movimientos que se habían conseguido durante el tratamiento. 

Por otra parte, no asistir a los controles periódicos y programados por el ortodoncista también ayuda a desencadenar este fenómeno dental. 

Poco tiempo de uso de retenedores removibles 

Los retenedores están diseñados para ser llevados durante unas horas determinadas al día para que cumplan su función. El ortodoncista indicará el tiempo estimado que el paciente debería llevarlo puesto y los momentos en los que podrá retirarlo.

Estos periodos son vitales y no respetarlos puede provocar que los dientes ejerzan fuerzas de reposición natural, obstaculizando por completo el tratamiento. 

¿Qué tipos de recidiva ortodóncica existen? 

Cuando el tratamiento de ortodoncia o la fase de retención no se desarrollan de manera óptima, la recidiva se puede dar de dos formas diferentes:

Recidiva ortodóncica rápida 

Surge durante el remodelado y suele aparecer con más frecuencia en la arcada inferior que en la superior. 

Recidiva ortodóncica tardía 

Aparece después de la fase de retención. En estos casos es difícil asegurar si se debe a causas fisiológicas o si se ha ocasionado como resultado de los movimientos ortodóncicos. 

Su aparición suele ocurrir con mayor frecuencia en la arcada inferior que en la superior. 

¿Cómo se puede tratar la recidiva?

La recidiva es totalmente reversible, siempre que el paciente se comprometa a cumplir los tiempos pautados por el ortodoncista para poder corregir la posición de los dientes. 

La duración de la fase de retención dependerá de del nivel de afección de cada paciente. En algunas ocasiones es recomendable mantener los retenedores de por vida. 

Acudir a revisiones ortodóncicas con mayor asiduidad, el cambio de retenedores o el tratamiento de ortodoncia fija o removible son algunas de las opciones para poder tratar la recidiva. 

Por lo general, se llevan a cabo estos dos tipos de tratamiento:

Ortodoncia removible 

Esta clase de ortodoncia requiere de la colaboración y el compromiso del paciente. Se puede limpiar de forma normal tras el cepillado y es posible que deje de ajustarse a la cavidad del paciente, debido a la recidiva, si no se les pone el tiempo establecido. 

Ortodoncia fija 

Este tipo de ortodoncia permanece de manera permanente, por lo que no requiere tanto compromiso por parte del paciente. A pesar de ser fijos, necesitan una correcta higiene bucodental, ya que de lo contrario podrían despegarse y generar desplazamientos dentales no deseados. 

¿Qué es el sistema de retención? 

El sistema de retención funciona como una especie de frenos con el objetivo de que las piezas dentales no vuelvan a su posición anterior al tratamiento

Los dientes requieren tiempo para ajustarse a las nuevas posiciones y los retenedores los mantienen en su lugar mientras los huesos y las encías se adaptan al cambio. 

Es importante destacar que hacer uso de los retenedores no garantiza que se vaya a evitar la recidiva, pero sí que es una parte fundamental para poder prevenir que esto ocurra y mantener los resultados después del tratamiento de ortodoncia. 

¿Por qué es importante el uso de los retenedores? 

Los retenedores son un parte fundamental en esta ecuación, ya que son los encargados de que los dientes se mantengan en su posición postratamiento y evitan que se desplacen. Actúan de forma que organizan las fibras periodontales tras un ligero rango del desplazamiento dental. 

Cabe destacar que la elección sobre su uso corresponde a la naturaleza del propio tratamiento. El uso de tratamientos fijos o removibles son una decisión conjunta entre profesional y paciente. 

La recidiva no solo puede desencadenar un apiñamiento dental, sino también problemas con la articulación temporomandibular (ATM) o desgastes y abrasiones de las superficies dentales.

Por este motivo no es suficiente con estar atento a la evolución de la boca y acudir al ortodoncista si se observa un problema o algún cambio en la disposición dental, sino que es fundamental que se acudan a revisiones periódicas para que el especialista pueda evaluar aquellos aspectos que no se observan a simple vista. 

Trata la recidiva ortodóncica en la Clínica dental Irene Borro 

En la Clínica dental Irene Borro contamos con tratamientos de ortodoncia, además de una serie de técnicas y recomendaciones con las que evitarás una recidiva en caso de terminar un tratamiento de ortodoncia o, por otra parte, podrás corregir la recidiva si ya se ha producido. 

Recuerda que la primera cita es gratuita en nuestra clínica dental en Madrid. Consúltanos tus dudas, estaremos encantados de atenderte. 

Odontóloga - Directora Clínica Licenciada en Odontología por la Universidad Europea de Madrid. Máster oficial en Endodoncia Avanzada, Universidad Europea de Madrid. Diplomada en Cirugía Bucal, Universidad Complutense de Madrid.

Close Menu