Skip to main content
search

La respiración es una función vital para nuestro organismo, permitiéndonos obtener el oxígeno necesario para mantenernos vivos. Lo más natural es que respiremos por la nariz, ya que está diseñada para filtrar, calentar y humedecer el aire antes de que llegue a los pulmones. Sin embargo, en algunos casos, las personas pueden desarrollar el hábito de respirar por la boca en lugar de por la nariz. Esta condición, conocida como respiración bucal, puede tener diversas causas y consecuencias en la salud bucal y general.

 

¿Qué es la respiración bucal?

La respiración bucal es un patrón de respiración en el que la persona utiliza principalmente la boca para inhalar y exhalar el aire. Normalmente, cuando respiramos por la nariz, el aire pasa por las fosas nasales y llega a los pulmones después de ser filtrado, calentado y humidificado. Sin embargo, en casos de obstrucción nasal o malos hábitos, las personas pueden cambiar a la respiración bucal como una forma de compensar.

 

Causas de respirar por la boca

Existen diversas causas que pueden llevar a una persona a respirar por la boca en lugar de por la nariz. Algunas de las más comunes son:

Obstrucción Nasal

La obstrucción de las fosas nasales puede ser causada por problemas como desviaciones del tabique nasal, pólipos, adenoides agrandadas o alergias. Cuando las vías respiratorias nasales están bloqueadas, la persona puede recurrir a la respiración bucal como una manera de obtener más aire.

Infecciones

Sinusitis

La sinusitis es una inflamación de los senos paranasales, que son cavidades llenas de aire ubicadas en el cráneo. Cuando los senos paranasales se inflaman debido a una infección, se produce una obstrucción de las vías nasales, lo que dificulta la respiración por la nariz y puede llevar a la respiración bucal.

Rinitis alérgica

La rinitis alérgica es una reacción del sistema inmunitario a alérgenos presentes en el aire, como el polen, el polvo o los ácaros. Esta reacción alérgica puede causar una inflamación de las membranas mucosas en la nariz, lo que provoca congestión nasal y dificulta la respiración por la nariz.

Vegetaciones adenoides

Las vegetaciones adenoides son tejidos linfoides ubicados en la parte posterior de la nariz y la garganta. Cuando estas vegetaciones se inflaman debido a una infección o alergia, pueden bloquear las vías nasales y dificultar la respiración por la nariz.

Hábito adquirido

En algunos casos, la respiración bucal puede ser un hábito adquirido desde la infancia debido a situaciones como el uso prolongado de chupetes o biberones, o la presencia de malos hábitos orales.

Problemas anatómicos

Algunas personas pueden tener problemas anatómicos en la boca o mandíbula que dificultan la respiración por la nariz, como por ejemplo una mandíbula retruida o una alta bóveda palatina.

 

Consecuencias de respirar por la boca

La respiración bucal puede tener diversas consecuencias en la salud bucal y general de una persona. Algunas de las más importantes son:

 

Efectos en la salud bucal

La respiración bucal puede llevar a la sequedad de la boca, lo que aumenta el riesgo de caries dental y enfermedades de las encías. También puede provocar cambios en la posición de los dientes y la mandíbula, lo que puede requerir tratamientos de ortodoncia u ortopedia maxilar.

 

Impacto en la salud general

Respirar por la boca puede afectar negativamente la oxigenación del organismo, lo que puede tener consecuencias en el sistema cardiovascular y en el rendimiento físico.

 

Desarrollo facial y postura

En niños, la respiración bucal puede afectar el desarrollo facial y la postura, pudiendo llevar a una apariencia facial distinta y a problemas de alineación dental.

 

Es importante señalar que la respiración bucal puede variar en su gravedad y sus efectos, por lo que es fundamental consultar a un especialista en odontología para obtener un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado.

 

Respiración bucal en niños: ¿Cuándo es preocupante?

La respiración bucal en niños puede ser más común que en los adultos, debido a que están en una etapa de desarrollo y pueden tener más probabilidades de tener obstrucciones nasales temporales, como por ejemplo durante episodios de resfriados. Sin embargo, en algunos casos, la respiración bucal en niños puede ser preocupante y requerir atención especializada. Algunos signos de que la respiración bucal en niños puede ser un problema son:

 

  1. Ronquidos o respiración ruidosa durante el sueño.
  2. Labios secos y agrietados.
  3. Dificultad para respirar por la nariz.
  4. Cambios en la mordida o posición de los dientes.
  5. Ronquidos o respiración ruidosa durante el sueño.
  6. Labios secos y agrietados.
  7. Dificultad para respirar por la nariz.
  8. Cambios en la mordida o posición de los dientes.

 

Si se observan alguno de estos síntomas, es importante acudir a un dentista pediátrico u ortodoncista para realizar una evaluación y determinar si es necesario un tratamiento para corregir la respiración bucal.

 

Diagnóstico y evaluación

La evaluación de la respiración bucal se realiza mediante un examen clínico completo y la recopilación de antecedentes médicos y dentales del paciente. Algunas de las herramientas y pruebas que pueden utilizarse para el diagnóstico y evaluación son:

 

  1. Evaluación dental y oclusal: Se analiza la posición de los dientes y la mandíbula, así como la mordida del paciente para determinar si la respiración bucal ha afectado la oclusión dental.

 

  1. Evaluación médica y trastornos relacionados: Se pueden realizar exámenes médicos para descartar problemas que puedan estar causando la respiración bucal, como obstrucciones nasales o problemas anatómicos.

 

Tratamientos para corregir la respiración bucal

El tratamiento de la respiración bucal dependerá de su causa y gravedad. Algunos de los tratamientos que pueden ser recomendados son:

Tratamientos conservadores

En algunos casos, simplemente tratar la obstrucción nasal o eliminar malos hábitos puede ser suficiente para corregir la respiración bucal.

Ortodoncia y ortopedia maxilar

En casos de problemas estructurales en la boca o mandíbula, se pueden recomendar tratamientos de ortodoncia u ortopedia maxilar para corregir la posición de los dientes y mejorar la respiración.

Terapias de hábitos y educación

En el caso de niños con malos hábitos orales que estén causando la respiración bucal, se pueden implementar terapias de hábitos y educación para corregir estos comportamientos.

 

Importancia de la respiración nasal y el sueño

La respiración nasal adecuada es esencial para garantizar una buena calidad de sueño y un descanso reparador. Cuando una persona respira por la boca durante el sueño, puede experimentar ronquidos y otros problemas respiratorios que afectan la calidad del descanso.

 

Respirar bien es vivir mejor: Cuida tu respiración y mejora tu calidad de vida en la Clínica Dental Dra. Borro

La respiración bucal es una condición que puede tener diversas causas y efectos en la salud de las personas, especialmente en los niños. Es importante entender que la respiración por la boca no es un hábito natural, y su persistencia puede llevar a problemas de salud a largo plazo.

Los niños son especialmente vulnerables a la respiración bucal, y su detección temprana es crucial para evitar complicaciones en su desarrollo físico y cognitivo. Es fundamental estar atentos a los signos y síntomas que podrían indicar una respiración bucal en niños, como ronquidos, boca abierta durante el día, mal aliento o problemas de sueño.

En la Clínica Dental Dra. Borro, nos preocupamos por la salud bucodental de nuestros pacientes y estamos comprometidos con brindar una atención integral y personalizada. Si sospechas que tú o tu hijo pueden estar respirando por la boca, te invitamos a concertar una consulta con nosotros. Trabajaremos en conjunto para determinar la causa subyacente y desarrollar un plan de tratamiento adecuado que se adapte a tus necesidades específicas.

 

Odontóloga - Directora Clínica Licenciada en Odontología por la Universidad Europea de Madrid. Máster oficial en Endodoncia Avanzada, Universidad Europea de Madrid. Diplomada en Cirugía Bucal, Universidad Complutense de Madrid.

Close Menu