fbpx

Las encías son un tejido conectivo que forma parte de las mucosas de la boca y tiene la misión de mantener a los dientes naturales en su sitio. Desde la Clínica Dental Dra. Irene Borro te vamos a contar todo lo que debes saber sobre la encía o gingiva, con el fin de que aprendas a detectar posibles problemas en la zona de manera precoz.

Lo primero que debes de saber es cómo son las encías saludables. Así, ante cualquier posible cambio gingival te pondrás alerta. Recuerda que visitar la clínica dental es una prioridad si tus encías no tienen un aspecto sano.

La encía ha de mostrar un color rosa muy natural, nunca deben de sangran ni estar hinchadas. Lo normal es que el tejido gingival esté bien pegadito a la pieza dental, cubriendo al completo la raíz del diente. La retracción gingival es uno de los signos claros de que existe alguna patología que está afectando a la sonrisa. Esto significa que la encía se está perdiendo, pudiendo quedar parte del diente al descubierto, lo que genera un aumento lógico de la sensibilidad dental.

Con el fin de evitar las enfermedades de las encías te proponemos visitar nuestra clínica dental en Madrid con periodicidad. Nuestra filosofía de Smart Dentistry es la clave para una sonrisa sana, apostando por abordajes mínimamente invasivos. Tanto nuestro departamento de odontología conservadora, como nuestro servicio de periodoncia, están a tu entera disposición para que puedas presumir de una sonrisa radiante.

¿Qué son las encías?

Las encías forman parte del tejido conectivo del cuerpo. Básicamente, se trata del famoso tejido periodontal, que rodea completamente a los dientes, protegiéndolos de los factores externos. Por lo tanto, esta capa de tejido mucoso debe de cubrir al completo la zona, es decir, tanto el hueso alveolar como la raíz dental.

Función del tejido gingival

La función de la encía es muy importante para asegurarte una salud oral perfecta. Además de ofrecer protección a las piezas dentales, también es la encargada de soportar debidamente los dientes, para que no se muevan de su alveolo.

Teniendo en cuenta lo importante que es la misión de las encías en la cavidad oral, es muy fácil comprender que los cuidados de estos tejidos es una prioridad. Con el fin de evitar patologías periodontales de todo tipo, es importante que mejores la higiene bucodental, tanto de dientes como de encía.

Las patologías periodontales (gingivitis y periodontitis) tienen su inicio en las mucosas orales (encía). Suceden a consecuencia de las bacterias orales, que no han sido debidamente removidas de la boca mediante la limpieza dental.

Por ello, apostar por seguir buenos hábitos de higiene oral es clave para optimizar la salud de las encías y asegurarte, así, una sonrisa maravillosa.

Tipos de encía

Las encías se dividen en tres partes que cumplen funciones muy distintas:

  • Encía libre: parte de la encía que queda perfectamente pegada al diente. Es la zona que suele someterse a recontorneado de encías o injertos de encía, en función de las necesidades de tratamiento de los pacientes. Para tratar la sonrisa gingival es esta la zona de tejido que podemos eliminar.
  • Encía adherida: es la que está completamente pegada a los dientes.
  • Mucosa gingival: es justo la continuación de la encía. Si apartas los labios, te encontrarás directamente con esta parte de la gingiva. Es muy susceptible al calor y al frío. Al tratarse de un tejido periodontal mucho más blando que las partes anteriores, es más frecuente que se formen aquí las llagas en la boca, abscesos dentales y aftas bucales.

¿Cómo limpiar las encías?

Los cuidados de las encías pasan por mantener una higiene gingival óptima. Para ello, existen herramientas y técnicas particulares:

1. Cepillado dental

Para cepillarte los dientes cada día, debes de utilizar un cepillo dental de cerdas suaves, con el fin de no dañar ni el esmalte dental ni la encía. Recuerda no ejercer excesiva presión durante el cepillado. Si sigues una técnica de cepillado correcta conseguirás eliminar las bacterias de la boca con seguridad, evitando así el riesgo a padecer patologías periodontales.

2. Seda dental

El hilo dental, también conocido como seda, es fundamental para mantener unas encías saludables. Después de cepillar los dientes tendrás que pasar el hilo por los espacios interdentales y bajo la línea de la encía. Así podrás extraer las bacterias que se alojan en estas zonas tan complicadas para el cepillo.

3. Irrigador bucal

El irrigador dental es una herramienta de higiene oral fantástica. Gracias al chorro de agua a presión, podrás ejercer un suave masaje en tus encías, que las mantendrá sanas y rosadas. Además, es posible eliminar bacterias de zonas a las que es imposible llegar con el cepillo de dientes.

4. Enjuague bucal

El enjuague bucal lejos de ser un utensilio para limpiar dientes y encías es un elemento de protección esencial, gracias al que mantendrás una salud oral estupenda. Este producto es rico en flúor, lo que optimiza la protección de la zona frente a agentes externos, como las bacterias, los virus o los hongos, por ejemplo.

Pide cita en la Clínica Dental Dra. Irene Borro si notas tus encías enrojecidas, inflamadas, sangrantes, blancas o con lesiones. Determinar el motivo por el que las mucosas orales no están sanas es una prioridad para ofrecerte un tratamiento dental de calidad. La primera visita es gratis en nuestra clínica dental de Madrid.

Dra. Irene Borro

Odontóloga - Directora Clínica Licenciada en Odontología por la Universidad Europea de Madrid. Máster oficial en Endodoncia Avanzada, Universidad Europea de Madrid. Diplomada en Cirugía Bucal, Universidad Complutense de Madrid.

Abrir chat